Infertilidad Secundaria

Señales que podrían indicar infertilidad

Por Dr. Reinaldo González

Las principales señales que pueden hacer pensar a una mujer que padece de infertilidad están determinadas por el tiempo que lleva intentando lograr un embarazo, las características de sus ciclos menstruales, sus antecedentes de enfermedades ginecológicas y su edad. Primero debemos aclarar que la infertilidad implica una baja posibilidad de embarazo, pero no necesariamente un impedimento absoluto para embarazarse. También es importante saber que las causas no son sólo femeninas, sino que pueden ser masculinas, femeninas o de ambos.

1.Tiempo: Si la mujer tiene más de 35 – 37 años y lleva más de seis meses sin método anticonceptivo, teniendo relaciones sexuales periódicas (al menos 2 a 3 veces por semana) y aún no logra un embarazo, es diagnóstico de infertilidad. En el caso de las mujeres que tienen menos de 35 años y llevan más de un año tratando de embarazarse, también es sinónimo de infertilidad.
2.Ciclos menstruales:Los ciclos normales duran entre 25 y 35 días. En cambio, los ciclos irregulares o anormales duran más de 35 días o hay ausencia de reglas por más de 2 o 3 meses. También se consideran irregulares aquellos ciclos que son muy cortos, menos de 25 días. En todos estos casos significa que a lo mejor la mujer no está ovulando normal o regularmente y será difícil que se embarace.
3.Antecedentes de enfermedades ginecológicas: Si la mujer padece enfermedades ginecológicas como miomas, quistes ováricos, endometriosis, enfermedades de transmisión sexual, enfermedades de las trompas de Falopio o ha tenido un embarazo tubario o abortos espontáneos consecutivos, son motivos más que suficientes para recurrir a un ginecólogo especialista en medicina reproductiva. Lo mismo si hay antecedentes de cirugías abdomino-pélvicas que pueden producir alteraciones anatómicas, adherencias y consecuentemente infertilidad.
4.Edad de la mujer: Una causa cada vez más frecuente de infertilidad es la edad de la mujer. La mujer nace con cierta cantidad de oocitos (u óvulos) y en la medida que avanza el tiempo, estos se van perdiendo. Después de los 35-37 años, es normal que la mujer posea una baja reserva ovárica o baja cantidad y calidad de sus oocitos, y después de los 40 años es normal que llegue la menopausia, que es el momento en que ya los ovarios dejan de funcionar y la mujer deja de ovular porque ya casi no quedan oocitos. La baja reserva ovárica reduce las posibilidades de embarazo y aumenta las chances de abortos. Una vez que llega la menopausia, ya no es posible embarazarse espontáneamente y se debe recurrir a la ovodonación como alternativa de tratamiento para lograr un embarazo. Algunas mujeres jóvenes pueden presentar baja reserva ovárica, y por esto es importante ir chequeando la reserva ovárica en los controles ginecológicos. Esto se hace a través de una ecografía transvaginal con recuento de folículos antrales (que la hacemos rutinariamente los especialistas en medicina reproducitva) y con un examen de sangre denominado hormona antimülleriana o AMH.

Agenda tu hora al Teléfono: +56940715782

×

Make an appointment and we’ll contact you.